domingo, 19 de junio de 2011

Quémame


Tus deseos se abren frente a mi.
Mis ojos cerrados te alcanzan

con sueños despiertos.

No dejes que tus labios sufran de amor
mójalos..deja que digan su querer
que solos no viven.

Quémame con tu mirada;
atraviésame el alma
mientras muero..
en tus brazos en calma.

20 comentarios:

Bárbara dijo...

..Una entelequia..o un deseo..
de cualquier manera...siempre deseamos sentir,,ver y vivir a través de los ojos del amor..
Esa mezcla de dulzura y sensualidad,simple y sencilla...
Me gustó.
Besos desde mi sur ceniciento...

Taty Cascada dijo...

Ese tipo de sentimientos Prudencio, son los sentidos por el cuerpo, cuando el amor oprime en la distancia...Morimos un poco, desfallecemos en las palabras, nos volcamos en los versos.
Un abrazo desde mi montaña nevada.

Julio Díaz-Escamilla dijo...

Atestigua el lector una apasionada escena donde no muere nadie más que la soledad y la indiferencia.
Felicitaciones.

Mixha Zizek dijo...

Prudencio
Cuánta pasión encuentro en tus escritos. El amor siempre mata (al menos así lo creo yo de alguna manera) pero te hace más fuerte. El amor es tan contradictorio y a la vez tan simple. Como tu última estrofa que me encanta, es una paradoja hermosa.
Me gusta mucho , un abrazo

Pasto dijo...

La sensualidad de tus plabras hace que tus versos lleguen con fuerza y dulzura a un tiempo. Saludos desde el sur de Europa.

María dijo...

Mojar los labios de besos
entre la profunda mirada
y el abrazo de un sueño
alcanzando el cielo
entre la brisa del mar.

Preciosos tus versos que me inspiraron.

Un beso.

Sony dijo...

precioso poema prudencio,cargadito de amor y de romanticismo.

te dejo un fuerte abrazo amigo y gracias por pasar a visitarme,feliz semana!!!!!!

Pato dijo...

"deja que digan su querer que solos no viven"

me encantó este verso =)

Besos.

Ananda Nilayán dijo...

Susurrado al oído este poema con unas velitas y un buen vino causa estragos, qué bueno!!!

Besos

María dijo...

Morir de amor.
Resucitar amando.
Arder en pasión.
Vivir... sintiendo...
Mi beso y mi afecto.

soy beatriz dijo...

Tan intenso poema... tan intensos deseos y sentimientos sobreviven bajo la lluvia, bajo el frío.
Fundirse en una hoguera de pasión para morir en calma...que más se puede pedir.

Besos desde esta orilla donde amenaza salir el sol y disipar el gris.

Mercedes Ridocci dijo...

"..deja que digan su querer que solos no viven."

Hermoso y sencillo poema, directo al corazón.

Un abrazo

Jessenia dijo...

Un poema muy pasional, Prudencio.

En mi blog tiene un premio.

Abrazos

Luján Fraix dijo...

GRACIAS AMIGO POR LLEGAR A MI ESPACIO Y DEJARME TUS SENTIMIENTOS QUE SON COMPARTIDOS.

LA LLUVIA ES INSPIRADORA DE MUCHAS OBRAS, TÚ LA TIENES PRESENTE EN LA IMAGEN ILUSTRANDO TU BELLO POEMA.

EL AMOR QUE TODO LO SUFRE, TODO LO SOPORTA, TODO LO ESPERA...

BESITOS
CARIÑOS DE SIEMPRE.

Phausca dijo...

puro fuego...y a la vez, sentir la calma del deseo compartido.

hermoso poema!

besos.

Déjame un Poema dijo...

Querido Prudencio, precioso poema.

Quémame con tu mirada;
atraviésame el alma
mientras muero..
en tus brazos en calma.

Es una delicia leerte querido poeta, cuantas veces morimos de amor y volvemos a vivir esperando quemarnos otra ves en ese fuego que atraviesa en alma.
besitos para ti mi querido amigo, que Dios te bendiga.

Susana Inés Nicolini dijo...

¡Menuda declaración de amor y sensualidad! Una exquisita conjunción de palabras e ideas (que nos dan imágenes). ¡Estupendo!
Un abrazo desde Ciudad de Buenos Aires ;))

Uka. dijo...

Preciosas peticiones engarzadas como joyas para tu dama.
Hermoso de verdad.
Un beso.

RAFAEL ÁNGEL dijo...

Amor y muerte, dos de los temas trascendentales por excelencia. Fuego que moja, agua que quema.

Después de la pasión/tempestad, llega la calma del beso que proporciona aplomo y serenidad. Así es el corazón cuando seguro está de que en soledad no late.

Cordiales saludos, Prudencio.

Maria dijo...

Encantada de leer esta poesia! Y no, no hay que dejar que los labios sufran de amor, mejor compartirlos, hacerlos participes, testigos, complices de besos robados, legales o prohibidos!
Un abrazo.