jueves, 3 de mayo de 2012

En las fronteras de la muerte.


La vida hiende vida en plena vida.
Y aunque la muerte gane la partida,
todo es un campo alegre de batalla...
                         Rafael Alberti, poeta español
 

A roca y viento a corazón abierto..
recorro las fronteras de la muerte..
derribo una a una las murallas..
camino en las sombras y luces
de un precipicio olvidado..que vivo
vuelo sobre las arenas marcadas
por huellas de sangre..sudor y lágrimas..
empuño la palabra como espada
que atraviesa el aire.. mata y muere..
renazco en la isla solitaria que nadie dibujó..
en la ola que nadie dominó
soy el trino del amanecer que viene
y caigo de rodillas ante el universo..
sin rendirme calzo las espuelas del valor..
y sigo la línea del sur..sigo tu huella..
arco iris de colores siempre..
montado en el corcel del sol
con mirada intrigante..que atraviesa la bruma
busco el último sentido a la partida..
y solo encuentro al mar desafiante
esperando el último suspiro...

Prudencio Hernández Jr. (c) mayo 2012

15 comentarios:

Sara O. Durán dijo...

Gracias por tus versos tan bien hilvanados. Toda una batalla interna angustiante contra la adversidad del destino, que aunque se resigna, se opone.
Un fuerte abrazo.
Y felicidades por el día de la libertad de expresión (de prensa)

Maritza dijo...

Y por ella vamos ganando y perdiendo las mil batallas, cada día.

Buenísima imagen acompaña tus versos, Prudencio.

Un abrazo grande!

Verónica C. dijo...

La muerte es nuestra compañera más fiel en esta vida, siempre silenciosa pero siempre dando muestras de su sombra.
Y tu has hecho un poema que dignifica y eleva a esta compañera.
Me gustó mucho Prudencio.

Besos

Marinel dijo...

Magnífico el vídeo,la imagen de desnudez ante la lucha continua entre la esperanza y el destino irrefutable.
Y del poema,¿qué decir?
Grande el oleaje de Alberti,como siempre.
Besos.

lichazul...elisa dijo...

tú no eres pan remojao, y gracias por ello, uno se cansa de leer siempre lo mismo y de saber que las convicciones son un velito tan fácil de romper con un filo de palabra

potente poema Prude, hay que tener sangre en la venas pa'escribir Poesía y no horchata barata



besitos y luz

Mercedes Ridocci dijo...

En las fronteras de la muerte,"montado en el corcel del sol (...) busco el último sentido a la partida... y solo encuentro el mar desafiante esperando el último suspiro..."

Me ha gustado mucho, Prudencio.

Un abrazo.
Mercedes.

Sneyder dijo...

A corazón abierto en las frontera de la muerte, compañera que aguarda silenciosa…
…y caigo de rodillas ante el universo..
sin rendirme calzo la espuelas del valor..

Un cálido abrazo Prudencio

Taty Cascada dijo...

La muerte, el destino cierto, el camino que no tiene regreso, y la esperanza que todavía le da sentido a la existencia.
Un abrazo Prudencio.

Diana Profilio dijo...

Todos vivimos lindando con esa frontera... Quizás, al percatarnos de ello, debamos transitar la vida a capa y espada abriéndonos paso entre las sombras en busca de ese mar desafiante que nos prueba a cada paso. Un beso enorme, querido Pruden, bellísimo poema!!!

Juan L. Trujillo dijo...

Poema redondo de vivencias y definitivo de intenciones.
Sigue siendo arco iris,que nos obligue a mirar un cielo de colores.
Un abrazo.

Beatriz Salas dijo...

Caminando por la vida... Me encanta leerte, Prudencio, y cada día te superas, de verdad. Este poema es de una calidad abrumadora.
Un fuerte abrazo.

fus dijo...

Impresionante poema donde derrochas sensualidad y armonìa en cada unos de tus versos, me quedo con estos;

soy el trino del amanecer que viene
y caigo de rodillas ante el universo..
sin rendirme calzo la espuelas del valor..
y sigo la línea del sur..sigo tu huella..

un abrazo

fus

Cristina dijo...

Hola mi querido amigo primero pido disculpas por demorar en comentar, pero estos días he estado ausente en internet por razones personales.
Luego decirte que me maravilló la forma de expresarte y presentar la entrada.
Sigo tus huellas por el mismo sur, abrazos miles.

Francisco M. dijo...

Excelente entrada, gracias

Un saludo,
Francisco M.

PiliMªPILAR dijo...

Encantada con el video, imponente. Más encantada con la fuerza de tu poema, valiente, "caminando en las sombras y luces de un precipicio olvidado...
montando en el corcel del sol..."

Un fuerte abrazo, Prudencio