jueves, 30 de octubre de 2014

Tu alma y la mía


Deja quieta 

la melancolía.. 

anidada

en los páramos

del olvido..

entre amaneceres

y atardeceres..

aún sujetas están

tu alma y la mía.


4 comentarios:

María dijo...

Dos almas sujetas entre amaneceres.

Me encantó volver a leerte.

Un beso.

Taty Cascada dijo...

Vas regresando poeta. Me alegra y lo haces como se debe con: poesía.
Siempre necesario es la unión de las almas para trascender.
Un abrazo.

Alicia María Abatilli dijo...

Tiempo sin leerte, Prudencio.
Feliz de ello, de leerte ahora, digo.
Abrazos

Fanny Sinrima dijo...

Precioso poema. ¡Ojalá pudiéramos escuchar esas palabras cuando en la distancia acecha el olvido y la incertidumbre!.

Creo que, cuando se ha amado desinteresadamente, el olvido total no existe; quedan vínculos invisibles entre las almas.

Me gustaría que escribieras con más frecuencia, pues me gustan tus poemas.

Saludos.