miércoles, 17 de diciembre de 2014

Caricias de la mañana

  1. Es cruel la ciudad..
  2. la miseria en sus calles
  3. no deja lugar sin visitar..
  4. y allí van cantando
  5. aún su penas y gritos..
  6. con una libertad que no es..
  7. con el frío de la eterna soledad
  8. que los llevan 
  9. de la esquina al zaguán..
  10. y se amontonan los años..
  11. la basura y el olvido final.

4 comentarios:

Elena M. dijo...

Una vida muy dura ...
Mi padre nos abandonó cuando yo tenia quince meses ,
No volvimos a saber de el ( de hecho yo no lo he conozco)
Y al cabo de muchos años nos enteramos que era vagabundo .
Cuantas historias detras de cada persona ...
Un cordial saludo

Taty Cascada dijo...

Es cruel la deshumanización del ser humano, de aquel que ve que otro muere de hambre y nada hace por él. Se acercan fechas donde más que nunca la soledad y la pobreza duelen el alma y el cuerpo.
Abrazos Prudencio, desde ya mi saludo Navideño y, que la palabra esperanza siempre sea.

Fanny Sinrima dijo...

Conviene en estos días de máximo consumo, recordar a los indigentes que duermen en la calle, y tu poema lo hace y te felicito por pensar en ellos y hacer que los lectores también recordemos estas escenas de pobreza.

Un abrazo, Prudencio.Unamos esfuerzos por una sociedad más justa.

Fran Robles dijo...

Buen poema que refleja la decadencia social