miércoles, 23 de febrero de 2011

Kong Nyong, todos conocemos algo de su historia.

Hoy, tras una investigación periodística, se sabe la verdad sobre esta historia, y esa  tan famosa foto del fotógrafo sudafricano Kevin Carter.
La foto era un resumen trágico de la vida, con toda la carga emotiva que despierta  una niña acurrucada en un pastizal asediada por un buitre, una metáfora de hambre y guerra, que era moneda corriente en Sudán de 1993.
Todos sabemos de esa famosa fotografia, que se ha mandado millones de veces por mail, y hemos recibido en pps, creando horror y angustia, hoy ha sido revelada la verdad.
La imagen fue sacada en la aldea de Ayod. Allí encontró la toma que, un año más tarde, le valió un Premio Pulitzer, se publicó en el diario The New York Times. Lejos de lograr el impacto que esperaba Carter, la opinión pública le cuestionó por qué no salvó a la pequeña en vez de tomar la fotografía y sus colegas de la prensa lo llegaron a calificar de ser “otro buitre más”.
Al ganar el Premio, Carter declaró: "Es la foto más importante de mi carrera, pero no estoy orgulloso de ella, no quiero ni verla, la odio. Todavía estoy arrepentido de no haber ayudado a la niña".  Un año después, Carter se suicidó. Pero ni Carter, ni la prensa, y menos la opinión pública confirmaron si esa niña murió luego de la famosa fotografía.
Dieciocho años después de la fotografía, un equipo periodístico del diario El Mundo viajó a la aldea de Ayod para conocer si realmente esa niña murió en 1993.
Según una investigación publicada por el diario español, la propia imagen desmiente que ese haya sido el final. Se puede ver que la pequeña llevaba en su mano derecha una pulsera  plastificada que se la habían colocado en la estación de comida de la ONU, instalada a pocos metros de donde se tomó la fotografía. Si se observa la foto en alta resolución, recomienda el artículo, se puede leer el código “T3”. "Se usaban dos letras: 'T', para la malnutrición severa y 'S', para los que sólo necesitaban alimentación suplementaria. El número indica el orden de llegada al feed center", explicó a El Mundo la coordinadora de los trabajos, Florence Mourin.
Otra de las novedades que encontró El Mundo es que, en realidad, se trató de un varón y no de una niña: Kong Nyong es el nombre del pequeño fotografiado.
La conclusión: Kong fue el tercero en llegar al centro de la ONU y sufría malnutrición severa, pero se recuperó. “Sobrevivió a la hambruna, al buitre y a los peores presagios de los lectores occidentales”, concluye el artículo.
La muerte de Kong Nyong sucedió hace cuatro años, según confirmó el padre de aquel niño, debido a "las fiebres".
La investigación de El Mundo también reveló que el suicidio de Carter no sucedió -al menos únicamente- por las críticas que recibió luego de publicar la fotografía. “Fue un poco problemática para él, pero realmente no fue la causa de su muerte”, afirmó su amiga Judith Matloff. “Él no fue sano psicológicamente, fue muy deprimido, drogadicto”, aseguró. “Hablaba de suicidio mucho antes. Intentó matarse, yo creo, 10 años antes”.


http://www.elmundo.es/elmundo/2011/02/18/comunicacion/1298054483.html

Al investigar en la vida del fotógrafo verán que la foto, si bien es real, no transmite la verdadera situación, la foto fue sacada a pocos metros de donde funcionarios de la ONU repartian raciones de comida a los integrantes de una tribu cercana. Carter junto a otro fotógrafo iban con el convoy y captaron el momento. Los padres del niño se encontraban cerca recibiendo los alimentos. Aclaremos que los buitres son animales carroñeros, no cazan animales vivos, y  en esas situaciones, se acercan esperando rescatar algo de sobra o desperdicio. En definitiva, lo que da horror es la realidad, pero la foto es una mala interpretación de esa realidad...
La foto nos recuerda que somos vulnerables como cualquier ser vivo, y lo único que nos hará diferentes es la capacidad que tengamos de Amar... sin importar nuestro color, si vivimos en el sur o en el norte... si somos altos o bajos..ricos o pobres.
La foto un momento de una realidad, no hay nada más objetivo...cambiarlo depende de toda la humanidad no de un  fotógrafo y su foto que hizo una historia primero, y otra después...

¿Acaso ese horror que se siente al ver la foto es el horror qué sentimos en vernos como realmente somos? ¿Cuán lejos estamos de los animales?...¿Cuánto nos humanizaremos al verla?

Prudencio Hernández Jr. (c) 2011

15 comentarios:

Puri Martins dijo...

Nada hay más objetivo, tienes razón, que una imagen...siempre que entendamos que la imagen es de una presumible realidad...puesto que el enfoque, la colocación y la intención realzan lo que el fotógrafo quiere..no siempre la verdadera realidad..como en este caso, según explicas tan magníficamente, puesto que si el fotógrafo se hubiere posicionado en otro ángulo...posiblemente habrá captado al convoy de la ONU, a sus padres.....y la imagen , habría pasado de Espectacular, a desagradable escena cotidiana en África.
Cuantas veces, sin ser fotógrafos nos colocamos en el lugar más conveniente para crear la fotografía que nos interesa?....
Cuando utilizamos el objetivo que más nos conviene?...
Quiero pensar que estamos muy lejos de los animales....de su comportamiento...pero últimamente hay tantos sucesos que nos enseñan que no hemos aprendido nada de la capacidad que nos dieron, dioses o ciencia, para ser superiores...inteligentes....y racionales...

Somos vulnerables, pero si ante circunstancias como la referida en la fotografía, pensamos antes en nosotros, que en los demás, jamás seremos diferentes y más aún si condecoramos a quien actúa peor que los carroñeros..porque de verdad, y esta es solo mi opinión, de la cual me responsabilizo,...ya ha ocurrido más veces, recuerdo aquella niña que se ahogaba...y se premia a los fotógrafos con el mayor galardón de la profesión.....Quienes es peor que quien?.....Se busca la noticia, por la fama y el prestigio, creemos que le va a importar a otro fotógrafo lo que le ocurra a otro ser humano, si tiene ante él la posibilidad de la fama? Dios mío, dame la capacidad para pensar que aún existe la humanidad...
Puede que esta fotógrafo no se suicidara por este caso en concreto, tendría mas problemas...pero con el deberíamos hacer un ejercicio casi todos...que su fotografía sirva, o las que veamos en un futuro, para situarnos en el verdadero sitio que tenemos, el que nos hemos labrado...y no el que creemos, seres inteligentes...no, la verdadera historia de esta fotografía, es que no hemos aprendido a AMAR.
Somos realmente lo que vemos...no lo que nos creemos.

Buen artículo, Prudencio

Monja de Clausura Orden de Predicadores dijo...

Hola Prudencio,
Interesante explicación de ese hecho que nos causó admiración y dolor y ahora al saber la verdad de esta fotografía alegro que no fuese tal como no lo contaron.
Gracias
Sor.Cecilia

Pluma Roja dijo...

Una entrada bastante explicativa de dos realidades. La del niño y el buitre y la del suicidio de fotógrafo. Una muy buena conclusión la tuya.

Guste leerte.

Un fuerte abrazo.

soy beatriz dijo...

Ay querido Prudencio, no se como agradecerte primero tus más que bellas y halagadoras palabras en mi blog. Tu sabes, que no me siento merecedora de admiración, aunque obviamente lo agradezco. No tego casi técnica y casi son nada más que sentimientos con alguna oleada de inspiración.

En cuanto a tu post de hoy, me ha sorprendido pues conocía la primer parte de la historia de esa fotografía tan dramática.
Y si bien es una imagen sobrecogedora, es según yo interpreto de tu post, la imagen de la morbosidad que refleja todo el resto, más hallá de la veracidad de los hechos.
Realidades que marcan a fuego un destino, que mas temprano o más tarde concluirá, mostrándonos la decadencia de los valores humanos.

Excelente y gracias por compartir esta información tan importante.

Un beso del otro lado del río!!!

MAJECARMU dijo...

Prudencio,gracias por aclararnos la verdad.Todos hemos sufrido viendo esta fotografía.Esto nos lleva a pensar que,todo lo que vemos tiene varias perspectivas y depende de cómo las miremos así las interpretaremos.
No es bueno juzgar por las apariencias,debemos ser más responsables,prudentes y profundos.La primera imagen de una persona o una circunstancia no debe ser determinante,debemos esperar,profundizar y juzgar después.Los medios de comunicación nos muestran imagenes y palabras manipuladas en beneficio de unas ideas o coneptos predeterminados.
Te dejo mi gratitud y mi abrazo grande por tu generosidad,amigo.
M.Jesús

MAJECARMU dijo...

Prudencio,rectifico: "conceptos"

Fali dijo...

¡QUÉ BUENA ACLARACION! Te lo has trabajado bien.Saludos

Pato dijo...

Me ha parecido sumamente interesante este post aclarando una foto que si, en efecto vi muchas veces antes y no tenía idea todo lo que había generado a su alrededor.

Un afectuoso saludo.

Sneyder dijo...

Una entrada muy descriptiva de lo que verdaderamente sucedió, ante una foto así todos somos vulnerables, quizás deberíamos no ser tan deshumanizados y aprendiéramos a amar..

Un fuerte abrazo Prudencio, que tengas buen fin de semana.
Caty

Mercedes Ridocci dijo...

Creo que el arte hace abstracción. En el fondo esta fotografía creo que nos comunica una realidad que se estaba viviendo independientemente de si en ese momento "el buitre" se fuera "a comer a la niña". El buitre para mi es símbolo de "buitres humanos"; la niña, el hambre, consecuencia de la injusticia y de la acción "los buitres humanos"

Por otra parte tampoco creo que el autor de la fotografía se suicidara por ningún complejo de culpa. Cuando uno se suicida no es por algo puntual, sino por el cúmulo de experiencias subjetivas y personales en toda una vida.

Un abrazo y gracias por estas entradas tan interesantes.

Mercedes

Airama dijo...

Es bueno saber la verdad.
Gracias,
Saludos

Isangel dijo...

Mi marido siempre dice que muchas personas no se dan cuenta de que la envidencia, es unicamente apariencia. Pero que nunca debemos juzgar por ella. Pues nunca sabemos o conocemos de verdad que hay detras.
Al leer tu magnifico post he recordado sus palabras.

Buenisima informacion. Quisiera compartirla sino te importa en mi face para que te visiten y puedan descubrirla mucha mas gente.

Gracias y otro abrazo

Prudencio Hernández Jr dijo...

Hola Isangel
Sabias palabras la de tu esposo..Nadie se preocupo por analizar todo esto..y con esto se demuestra que no todo lo que nos presentan..como una "realidad"..es una realidad..vivimos en un mundo distorsionado por las opiniones los intereses y las manipulaciones..mientras no cambie y apareceran cosas asi cuando hay gente que empiece a encarar..la verdad..y asumirla..sobre cualquier interes espúreo.
Encantado de que puedas difundir esta situacion..y lo que sea en bien del bien comun
Un abrazo y gracias por tus comentarios tan alentadores..

Nusael dijo...

Hola, entro a través del enlace de Isangel en el facebook y te tengo que dar las gracias por este buenisimo post... da mucho que pensar. Me quedo con las tres preguntas del último párrafo...
También, interesante comentario el de Puri, me quedo con su pregunta "Cuantas veces, sin ser fotógrafos nos colocamos en el lugar más conveniente para crear la fotografía que nos interesa?.... ". Creo que no hay nada más que añadir!

Nusael dijo...

ah... y me tomo la palabra de tu respuesta a Isangel sobre difundirlo y comparto yo también en el face, seguro que a mucha gente le va a gustar.