jueves, 7 de abril de 2011

Esta mañana....

Quiero que los fantasmas
tomen su último veneno
de sombras.
Que hable el alma
por sus ojos
de luz.
Anhelo a la tierra azul
como tu alma;
Adivino dibujos de vida
en tus palabras
y veo desesperado
los colores de tu piel
flor de amanecer
en esta mañana.

16 comentarios:

Pluma Roja dijo...

"Quiero que los fantasmas
tomen su último veneno"

Me encantaría que los fantasmas bebieran ese veneno y se escabulleran entre las sombras. Pero a veces son tan reales...

Precioso Prudencio.

Un fuerte abrazo.

Mercedes Ridocci dijo...

Los fantasmas... Casi nada. Ahí estarán siempre, unos desaparecen y otros vuelven. Luces y sombras, así es la vida.

Como siempre, muy bien escrito: me gustan los poemas cortos y concisos.

Mil gracias por estar ahí.
Un fuerte abrazo
Mercedes.

stella dijo...

Un bellisimo poema que me ha dejado prendida a el esta mañana, te felicito Prudencio y que sepas que con fantasmas o sin ellos es un gran poema
Un abrazo
Stella

OZNA-OZNA dijo...

bellisimas letras nos regalas anegando nuestra alma del dulce nectar que de ellas se desprende , un besin muy muy grande y muchisimas gracias por compartir tu alma mágica de magno Poeta.

MA dijo...

En nuestra mente siempre hay fantasmas y en nuestra vida también existen muchos fantasma pero estos de verdad jaja por desgracia.
Pero tus versos son un canto al amor en una mañana primaveral como esta preciosa mañana de versos regalados a todos tus lectores amigos de gran beleza.

Abrazos fraternales de MA para ti y mil gracias por tu huella amiga..

Ananda Nilayán dijo...

También quiero que mis fantasmas tomen el último veneno.
Prudencio, este poema te salió del alma, por eso llega al centro del mismo corazón.

Un beso, buen fin de semana

MIMOSA dijo...

Pese a quien le pese amigo, yo seguiré contestando a tus poemas con otro si es preciso, si así lo siente mi alma, si así me inspira, porque es difícil resistirse a hacerlo cuando nos premias con cada uno de ellos.

Esta mañana....
quiero que el veneno disipe la negrura de las almas y arrastre los fantasmas que nublan las miradas
que los ojos tristes renazcan y la piel deje su gris para vestirse de gala.
Besos poeta, de esos que llegan al alma.

Sneyder dijo...

Un mundo donde algunas veces nos gustaría penetrar…pero los hay que vienen y se quieren quedar… y otros desaparecen cuando más los necesitas…la vida misma…
Me encanto el poema.

Un fuerte abrazo lleno de primavera.

Monja de Clausura Orden de Predicadores dijo...

Hermoso poema mi amigo Prudencio y seguro y de cierto que...
que hable el alma
por sus ojos
de luz.
El alma siempre te dirá la verdad, lleva la luz del Hacedor.
Con ternura
Sor.cecilia

Galatea Santos dijo...

Ummmmmm
!Genial querido Prudencio!
!Genial!..
Me encantó pasar por aquí...
Mil besos Prudencio..

María dijo...

El hombre anhela el color de una piel, sueños de vida y amaneceres.
El poeta hace un surco de belleza en la mañana, aleja los fantasmas y enciende la luz de la creación.
Gracias por ser hombre, amigo y poeta.
Un beso desde mi sur en primavera.

Bárbara dijo...

..pues yo,te regalo los fantasmas...pero si anhelo a esa tierra azul como tu alma..Qué bien le va!!!!.y eso de adivinar diibujos de vida me encantó...es desear con tantas fuierzas quese convierta en realidad ,que lo logras!
besos desde este sur...tal vez más lejano..

claudia dijo...

No todos los fantasmas tomarán su veneno de sombras, pero què bueno que a pesar de eso se puedan adivinar "dibujos de vida en tus palabras". Besotes

Ornella dijo...

"Adivino dibujos de vida
en tus palabras" .. cuanto nos enseñas con tus palabras_ nunca mejor dicho!..

MAJECARMU dijo...

La claridad de la mañana nos trae nuevos augurios.Precioso y sugerente tu poema,amigo.
Mi felicitación y mi abrazo grande.
M.Jésús

Puri Martins dijo...

Algunas veces no nos damos cuenta, sumergidos creo yo en esta vorágine de leer en la red, de la calidad y magnitud de algunos de los poemas que, a diario, nuestros ojos consumen. Y digo nuestros ojos consumen...porque ellos devoran letra a letra el contenido, pero es en nuestra alma donde quedan almacenados, unas veces para el recuerdo...otras para servirnos de alimento...Y la mayor parte de las veces...para vestirnos de la exquisita sensibilidad de su autor.
Hoy es uno de esos días...en los que una cree haber encontrado a un grande entre los grandes...aunque ya lo supiera de antes...un poeta, un vate eterno e universal...que lejos de seguir las directrices del término, "poeta" simplemente produciendo poesía...se sumerge en el ser humano y le arranca a las palabras todo su significado, basta leer ese verso de su comienzo: "quiero que los fantasmas tomen su último aliento de sombras"
Alguien puede dudar después de leer esto...que Prudencio Hernández merece un lugar entre los grandes?

Toda mi admiración, poeta...toda mi admiración...y las gracias por ese bellísimo despertar...