miércoles, 7 de septiembre de 2011

Como en un juego...

 Foto Alice Smeets
   La niña deambulaba por  las calles de Haití. El hambre le llegaba a sus piernas que se debilitaban.
Port Salut dividida entre civiles y cascos azules. En zonas bien marcadas los soldados mantenían firmes sus posiciones delimitando los campos de refugiados. La misión era mantener la paz entre facciones opuestas que pretendían controlar sectores de poder, y  además brindar seguridad a los habitantes. A las milicias desplegadas de la ONU en países con intervención, se les prohíbe terminantemente acercarse a la población civil. 
El sol del caribe distribuye su luz sobre todos y los únicos protegidos en las sombras son los soldados. La noche desaparece, la espontaneidad y las risas, se tornan en plegarias o encuentros furtivos. Osimila ya no distinguía la noche del día. Solo el hambre la hacia mover. 
Frente a ella se detiene una patrulla blanca, inmaculadamente blanca. Osimila suplica con sus ojos su necesidad. La patrulla avanza y se estaciona en una zona más oscura. Un soldado baja y la llama. Osimila inocente y tímida se acerca con recelos. Breves palabras con muchas señas, y el soldado regresa a la patrulla. Vuelve a ella, y trae en sus manos una pequeña bandeja. La niña se abalanza sobre la comida. El soldado sonriente la invita a entrar en la patrulla. En el asiento de atrás de la camioneta, apenas la sombra débil de un hombre se diluye tras los cristales. Osimila come apurada, no entiende las señas que la invitan a subir. La puerta trasera lentamente se abre. Osimila curiosa mira sin ver. Una mano enguantada le llama la atención al serle ofrecida, Osimila la toma y sube lentamente como en un juego que empieza. Se enciende el motor de la patrulla y lenta avanza en la franja de patrullaje. La estrellas y las arboledas se estiran en un camino retirado. La patrulla se detiene en medio de la nada. Osimila baja de la camioneta. Sus ojos no dejan de llorar sus miserias y la de los demás, y la noche cómplice, no dejará huellas de lo que fue su agonía en silencio.

22 comentarios:

Mercedes Ridocci dijo...

¡¡¡UFFFFF, QUE TERRIBLE!
Y pensar que esto esta ahí. Se me encoge el corazón, la impotencia me embarga, no se que hacer ante la injusticia.

Un abrazo
Mercedes

Túconmigo dijo...

Triste, triste, triste. Muy triste, pero muy real.

Un abrazo

OceanoAzul.Sonhos dijo...

Tristemente real.
um abraço
oa.s

Marinel dijo...

Dios qué historia más terrible y quizá se porque la sabemos cierta,más de lo que quisiéramos saber...
Y el mundo sigue girando,no se detiene por el dolor infinito que tanto lo habita.
Así se nos va haciendo el corazón...
Besos.

SOYPKS dijo...

Buenos días mi estimado amigo, gracias por visitarme y dejarme esas palabras tan hermosas.
Desde Venezuela te dejo un abrazo.
SOYPKS

Taty Cascada dijo...

Querido Prudencio:
Qué decir, es un hecho que conocemos todos, sucede en Haití y en África, sucede frente a nuestros ojos. El ser humano es un animal, capaz de causar alegría y tristeza.
Un abrazo.

Prudencio Hernández Jr dijo...

Querida Merce..
Estos momentos en que 4 militares uruguayos del Minustah son acusados de acoso contra un haitiano en un gravísimo hecho..se han develado en mi pais muchas cosas sobre las tropas asentadas en Port Salut..y este relato es una de estas..tengo más que causan escalofrio..no solo de las tropas uruguayas.sino del conjunto de naciones del Minustah.Siempre sabemos que las misiones de paz cuando se hacen interminables ocurren hecho lamentables..porque la disciplina se pierde..y entra a surgir un ámbito soldadesco. Hay muchos atenuantes para casos no tan graves..pero para violaciones..vejaciones..robos..un rotundo......... no.
Solo deseo que sigan investigando y se sepa la verdad..aunque será muy difícil porque en el ámbito militar existe la orden y el verticalismo..y eso deja la impunidad escondida.
Lo que hay que hacer con la injusticia es denunciarla como sea..de una vez por todas hay que jugar limpio a lo que sea.

Túconmigo:
Sí amiga estos actos aberrantes nos ponen tristes..incómodos..impotentes..Si serán reales que andan hijos por ahi sin padres..son hijos de las violaciones...muchos tendrán que responder por esto. Me consta que el gobierno uruguayo esta tomando medidas..por ejemplo condenó a una persona a resarcir con dinero a la madre y a su hijo. Quiero expresar que en este caso no fue violación...fue "amor" y promesas incumplidas..por no decir engaño.

Como dice la amiga brasileña OceanoAzul.Sonhos tristemente real. En estos momentos esta en Uruguay Celso Amorim Ministro de Defensa de Brasil..para convencer a nuestro gobierno (integrante de la UNASUR) del retiro paulatino de tropas del Minustah. Espero se logre ya no tiene sentido tener tanto contingente en Haití...se volverÍa a la cantidad que la ONU tenia antes del terremoto

Amiga Marinel:
El corazón se hace duro..se empeña en no creer..y se va alejando de las cosas verdaderas llenas de esperanza...para meterse en interminables laberintos de insucesos. Te cuento otra que uno no sabe que hacer..ni como pensar. Un oficial se enamora de una haitiana de color de gran belleza. La supuesta "señorita" era casada y con un hijo. Se descubrió.vaya a saber uno como se hizo el pacto. que este hombre se fue a vivir con el matrimonio y ahora tienen??? otro hijo de este hombre. Si esto no es tremendo..aberrante..2 hombres compartían la misma mujer..la casa..los hijos..ni en los peores culebrones o telenovelas se tiene tanta perfidia.

SOYPKS gracias por tu vista..

Mi querida Taty..
Sí.. somos capaces de muchas cosas pero creo que cuando alguien pierde el sentido común.. abusa.. perjudica.. lesiona...otros deben tomar las medidas ejemplarizantes. Siempre sabemos que el que domina de alguna manera a otro (sucede con los ganadores de las guerras)...esa "superioridad" lo hace creer que pude pasarse al lado malo de la vida en un acto que no realizaría en otra situación...por ejemplo si se encontrara en solitario. El ser humano en manadas como de lobos hambrientos..cree que poseen al otro a su merced y toda la maldad humana lo acosa en su yo y lo hace cometer actos reñidos con la ética. En este relato es un ejemplo..seguro que el de mayor rango que iba en la patrulla sentado en la parte de atras..había ordenado que le entregaran a la niña.. y ahí es donde falla el ser humano..seguramente uno de esos soldados actuaba contra su voluntad..contra sus principios...pero no podía hacer nada en el momento..él también estaba siendo acosado por un superior..obligado a cumplir un acto aberrante. Pero ese hombre que no puede vivir con su consciencia y para limpiarse..explota y denuncia..y nosotros nos enteramos..pero como dices cuántos mas quedarán impunes para siempre...sabiendo nosotros que se cometen. Por eso soy de los que dicen..que hay que ejemplarizar con poesía o cuentos o crónicas la realidad..para tomar consciencia de lo que no se debe hacer...VIENDO COMO SE HACEN y condenar esos actos

Gracias por su aportes..un abrazo para todos...

Juan L. Trujillo dijo...

Ha merecido la pena volver, para encontrarse con esta entrada tan terriblemente hermosa y, desgraciadamente, real.
Un abrazo.

Otra vez a viajar al olvido dijo...

Y yo te saludo desde el otro lado del charcho!

julia dijo...

Prudencio,¡hermoso¡.Me ha emocionado.Besos inmensos de luz para ti y los que amas.

Miuris dijo...

Hola Prudencio
Es lamentable, pero muy real, es la historia de muchos de nuestros pueblos que se repite, aunque estemos en el Siglo XXI.
Gracias por visitar Mis Vendimias.
Abrazos desde otro sur: Sevilla

Carmen Silza dijo...

Hola Prudencio,que triste y feo,me pueden todas estas calamidades tan reales,me siento muy impotente...Gracias por tu visita...Besos

Alicia María Abatilli dijo...

Hola Prudencio.
Siempre lastima el dolor, pero lastima más la miseria provocada.
Me acerco a tí en tu pensamiento.
Alicia

MIMOSA dijo...

Leerlo ha sido como recibir una puñalada directa al corazón.
¿De qué está hecho el ser humano para llegar a alcanzar tal podredumbre?
Aún hoy, después del tiempo pasado, allá la gente sigue muriendo, allá los demás dejamos de mirar hace tiempo, es triste como cierto, que uno queda inmerso en sus propias circunstancias y oye las noticias como historias lejanas, pero la realidad se quiebra al saber que no tan lejos de aquí, se siguen derramando tantas y tantas lágrimas.
Un beso.

Monja de Clausura Orden de Predicadores dijo...

Prudencio, tu relato es real y es mucho más que las palizas de mi abuela. Lo has relatado con tanta crudeza como viva es la realidad y me quedo con el alma encogida.
Un beso para ti y tu esposa
Sor.Cecilia

Diana Profilio dijo...

Ay, aberrante, sórdida y cruel historia. Una realidad que hace añicos miles de vidas y quienes tienen la ¿suerte? de sobrevivir quedarán marcadas por un halo escalofriante y perpetuo, quizás imposible de borrar de sus mentes y sus corazones. El mal ya está hecho... Un fuerte abrazo!!!

Poetiza dijo...

Hola amigo, que triste realidad, el coraje invade mi alma impotente ante tanta injusticia, preguntas nacen, no hay respuesta. Besos, cuidate.

OZNA-OZNA dijo...

ojalá algún día insigne escritor nos puedas relatar otras letras que pongan fin a tanta injusticia y barbarie.
Muchos besinos de esta amiga admiradora.

Savia dijo...

La injusticias están siempre ahí, y no debemos nunca olvidarlas.

claudia dijo...

La realidad indica que miles de Osimilas, son abusadas, heridas, se les implanta un horror más profundo que el hambre, ése que no pueden comprender ni manejar...Terrible el impacto del relato. Terribles los animales del hombre. Un beso

Mª Carmen dijo...

Se encoge el corazón ante tal injusticias y lo peor la impotencia de no poder hacer nada.Abrazos.

Cinarizina dijo...

Hola Prudencio, un relato con harto realismo, que arruga el alma e indigna...pero ¡ay! de los que humillan al pobre, a la viuda y al huérfano...un día tendrán su recompensa...gracias por dejar constancia de tu repudio. QDTB, recibe un abrazo sincero.