sábado, 19 de abril de 2014

Danzar

Danza la noche su silencio.. 
vagabundeo en tu piel de sal.. 
en tu ojos interminables.. 
y me quedé en el último instante 
vivo de un deseo.

4 comentarios:

Taty Cascada dijo...

Y el último instante es aquel que embriaga la danza de los cuerpos.
Un abrazo querido Prudencio.

Mis compatriotas están agradecidos por tanta solidaria hermandad. Ha sido un comienzo doloroso, primero el terremoto y ahora este feroz incendio; pero como somos un país acostumbrado a renacer, allí estamos todos ayudando para que sea pronta la reconstrucción.
Gracias por tus palabras.

Alicia María Abatilli dijo...

Tanto tiempo, Prudencio.
Imagino que fue el necesario para que entregues estas bellezas.
Abrazos y cuídate

Marinel dijo...

Cual peregrino de su piel y sus mareas...
Muy bonito.
Besos.

Fanny Sinrima dijo...

Prudencio, qué bella y erótica danza de amor.
Me gustó mucho.
Un abrazo.