viernes, 26 de agosto de 2011

CEREMONIA DEL SOL Homenaje a Carlos Páez Vilaró

                                    Texto, y voz en el video: Carlos Páez Vilaró        

Hola Sol …! Otra vez sin anunciarte llegas a visitarnos. Otra vez en tu larga caminata desde el comienzo de la vida.

Hola Sol…! Con tu panza cargada de oro hirviendo para repartirlo generoso por villas y caseríos, capillas campesinas, valles, bosques, ríos o pueblitos olvidados.
Hola Sol…! Nadie ignora que perteneces a todos, pero que prefieres dar tu calor a los más necesitados, los que precisan de tu luz para iluminar sus casitas de chapa, los que reciben de tí la energía para afrontar el trabajo, los que piden a Dios que nunca les faltes, para enriquecer sus plantíos, y lograr sus cosechas.
Es que vos, Sol, sos el pan dorado de la mesa de los pobres. Desde mis terrazas te veo llegar cada tarde como un aro de fuego rodando a través de los años, puntual, infaltable, animando mi filosofía desde el día que soñé con levantar Casapueblo y puse entre las rocas mi primer ladrillo.
Recuerdo que era un día inflamado de tormenta, el mar había sustituido el azul por un color grisáceo empavonado, en el horizonte un velero escorado afinaba el rumbo para saltear la tempestad, el cielo se llenaba de graznidos de cuervos en huida, la sierra se peinaba con la ventolera alborotando a la comadreja y al conejo.
Pero de golpe como un anuncio sobrenatural el cielo se perforó y apareciste vos. Eras un sol nítido y redondo, perfecto y delineado, puesto sobre el escenario de mi iniciación con la fuerza sagrada de un vitreaux de iglesia.
Desde ese instante sentí que Dios habitaba en ti, que en tu fragua derretía la fe y que por medio de tus rayos la transmitía por todos los sitios donde transitabas. Los mismos brazos de oro que al desperezarte iluminan el cielo, al estirarse a los costados entibian las sierras, o apuntando hacia abajo laminan el mar.
Hola Sol…! Cómo me gustaría haber compartido tu largo trayecto regalando luz, porque a tu paso acariciaste la vida de mil pueblos, compartiste sus alegrías y tristezas, conociste la guerra y la paz, impulsaste la oración y el trabajo, acompañaste la libertad e hiciste menos dura la oscuridad de los presidios.
A tu paso sol, se adormecen los lagartos, despiertan los girasoles y los gallos cacarean. Se relamen los gatos vagabundos, los perros guitarrean, y el topo se encandila al salir de la cueva. A tu paso sol, hay sudor en la frente del obrero y en los cuerpos de las mujeres cobrizas que alcanzan el cántaro de la favela. Con tus latidos conmueves el mar, das música a la siembra, la usina y el mercado. A tu paso corrieron en estampida búfalos y antílopes, desperezó el león, se asombró la jirafa, se deslizó la serpiente y voló la mariposa. A tu paso cantó la calandria, despegó el aguilucho, despertó el murciélago y emigró el albatros.
Hola Sol…! Gracias por volver a animar mi vida de artista. Porque hiciste menos sola mi soledad. Es que me he acostumbrado a tu compañía y si no te tengo, te busco por donde quiera que estés. Por eso te reencontré en la Polinesia, cuando te coronaron rey de los archipiélagos de nácar y los arrecifes dentellados de coral, o también en Africa, cuando dabas impulso a sus revoluciones libertarias y te reflejabas en el espejo de sus escudos tribales para inyectarles coraje.
Te estoy mirando y veo que no has cambiado, que sos el mismo sol que reverenciaron los aztecas, el mismo de mi peregrinaje pintando por América, el que envolvió la Amazonia misteriosa y secreta, el que me alumbró los caminos al Machupichu sagrado del Perú, el de los valles patagónicos o los territorios del sioux o del comanche. El mismo sol que me llevó a Borneo, Sumatra, Bali, las islas musicales o los quemantes arenales del Sahara.
A diferencia del relámpago que apenas proyecta en la noche latigazos de luz, desde tu reinado planetario, tus destellos continúan activos, permanentes. Alguna vez la travesura de las nubes oculta tu esplendor, pero cuando ello ocurre, sabemos que estás ahí, jugando a las escondidas. Otras veces, en cambio, te vemos sonreír cuando las golondrinas o las gaviotas te usan de papel para escribir las frases de su vuelo.
Gracias Sol, por invadir la intimidad de mi atardecer y zambullirte en mis aguas. Ahora serás la luz de los peces y su secreto universo submarino. También de los fantasmas que habitan en el vientre de los barcos hundidos en trágicos naufragios.
Gracias Sol…! Por regalarnos esta ceremonia amarilla. Gracias por dejar mis paredes blancas impregnadas de tu fosforescencia. Entre ventoleras y borrascas, cruzando ciclones y tempestades, lluvias o tornados, pudiste llegar hasta aquí para irte silenciosamente frente a nuestros ojos. Porque tu misión es partir a iluminar otros sitios. Labradores, estibadores, pescadores te esperan en otras regiones donde la noche desaparecerá con tu llegada.
Y como respondiendo a un timbre mágico despertarás las ciudades, irás junto a los niños a la escuela, pondrás en vuelo la felicidad de los pájaros, llamarás a misa.
A tu llegada Sol, se animará el andamio con sus obreros, cantarán los pregoneros en las ferias, la orilla del río se llenará de lavanderas y entrará la alegría por la banderola de los hospitales. Chau Sol…! Cuando en un instante te vayas del todo, morirá la tarde. La nostalgia se apoderará de mí y la oscuridad entrará en Casapueblo.
La oscuridad, con su apetito insaciable penetrando por debajo de mis puertas, a través de las ventanas o por cuanta rendija encuentre para filtrarse en mi atelier, abriéndole cancha a las mariposas nocturnas. 
Chau Sol…! Te quiero mucho…Cuando era niño quería alcanzarte con mi barrilete. Ahora que soy viejo, sólo me resigno a saludarte mientras la tarde bosteza por tu boca de mimbre.
Chau Sol…! Gracias por provocarnos una lágrima, al pensar que iluminaste también la vida de nuestros abuelos, de nuestros padres y la de todos los seres queridos que ya no están junto a nosotros, pero que te siguen disfrutando desde otra altura.
Adiós Sol…! Mañana te espero otra vez. Casapueblo es tu casa, por eso todos la llaman la casa del sol. El sol de mi vida de artista.
El sol de mi soledad. Es que me siento millonario en soles, que guardo en la alcancía del horizonte.
Su página web para conocer más al artista: http://www.carlospaezvilaro.com/
Otra página web que cuenta de su vida: http://educasitios.educ.ar/grupo1257/?q=node/67


35 comentarios:

CAMPO LITERARIO dijo...

Estimado amigo Prudencio, es un gran homenaje a Carlos Paez Vilaró, pero tambien un gran reconocimiento al astro rey, que como bien lo dices, sale para todos. Me delité mucho con el poema y con tu verso, "Me siento millonario en soles, que guardo en la alcancía del horizonte". Genial.

Con mucho aprecio,

Taty Cascada dijo...

Segundo intento, me salió error no codificado. Veamos, te decía que a don Carlos Paez lo conozco, porque se hizo muy querido y conocido en mi país, cuando su hijo formó parte de los sobrevivientes al trágico accidente de avión ocurrido en la cordillera de los Andes. Él siempre se ha mostrado, muy sensible y agradecido con nuestro país...Su casa-taller es un imperdible que todo aprendiz de artista sueña con conocer, una casa es más que un lugar donde habitar, refleja nuestra sensibilidad y forma de ver la vida.
Un abrazo Prudencio.

Mercedes Ridocci dijo...

Es un texto al sol lleno de emoción, poético y comprometido con los más desfavorecidos.

¡Que alucine el lugar en el que vive! ¿Que envidia!

Un abrazo y gracias por darme a conocer a este artista.

Mercedes

Raelynn dijo...

Hermoso homenaje a Carlos Páez Vilaró!

Adiós Sol…! Mañana te espero otra vez. Casapueblo es tu casa, por eso todos la llaman la casa del sol. El sol de mi vida de artista.

Emotivo y muy sentido!

Un Abrazo Prudencio.

Carla dijo...

Un bonito homenaje.

Besos.

Déjame un Poema dijo...

Querido Prudencio, casa pueblo parece un lugar de cuentos de hadas.
que belleza, el video genial como se va ocultando el sol, quedé maravillada.
Gran homenaje a Carlos Páez Vilaró, toda una vida dedicada al arte, estuve mirando su página y sus pinturas, está para volver ya que hay mucho para mirar y leer.
Preciosa entrada querido amigo, gracias por acercarnos tanta belleza.
besitos para ti mi querido amigo, que Dios te bendiga y pases un hermoso fin de semana.

Marinel dijo...

Una entrada maravillosa,soleada y gentil que embauca al visitante.
La foto de casapueblo me encanta.
Quiero irrrrrr!
:)
Besos.

Savia dijo...

El sol es de los ricos y de los pobres, el rico tiene miedo de perderlo, y el pobre lo ignora, sencillamente por ser su vida puro dolor.

OZNA-OZNA dijo...

bello homenaje le haces a este magno artista insigne poeta, infinitas gracias por concedernos el privilegio de ser participes de el, muchos besinos de esta amiga admiradora que te desea con cariño feliz fin de semana.

Fali dijo...

Quien mejor que todos los que vivimos en el Sur, podemos recitar tan bello poema rindiendonos a nuestro querido Sol. Saludos Prudencio desde el Sur (Sevilla- España)

Jessenia dijo...

Bonito homenaje bien merecido!

Vive en un lugar precioso.

Por algo el filósofo Diógenes se atrevió a responderle a Alejandro Magno cuando éste se le acercó y le preguntó si podía hacer algo por él:

"No, tan sólo que te apartes porque me tapas el sol" ...

Un abrazo

Ananda Nilayán dijo...

Si que es un texto bello, grande, optimista y elevado, Prudencio, pero no porque no lo hayas escrito tu, qué cosas dices!!!
Esta mañana lo empecé a leer pero lo dejé a medias por falta de tiempo. Ahora lo he saboreado.

Besos, buen fin de semana

Julio Dìaz-Escamilla dijo...

El sol, siempre el sol, desde tiempos inmemoriables objeto de ofrendas, admiración e inspiración artística. Hermoso homenaje a ese gran pintor y a la palabra poética.
Un abrazo.

Adriana Alba dijo...

Hermoso Prudencio.

tuve la maravillosa oportunidad de conocer Casapueblo y ver el ocaso mientras se escuchaba el concierto de Aranjuez!

Cariños, sincero homenaje a un Grande.

Juan Ojeda dijo...

Bellísimas letras para acariciar al Sol; me han emocionado mucho de sus pasajes, mucho más si le cuento que no soy amigo del Atro Rey, pero luego de leer esto voy a revisar las preferencias de mi agenda cósmica.

Buenísimo el blog, me quedo. Abrazo.

Luján Fraix dijo...

Querido Prudencio
Que maravilla la obra de Paez Vilaró, me encantaría conocerla, estamos cerca, puede ser que algún dia la visite.

Lo conozco también por su historia de vida, su hijo y los sobrevivientes. Un hecho que quedará por siempre en el recuerdo.

te felicito
Besitos

Pd Estás enojado, amigo, eh? con Juan Ramón Jiménez. Te aseguro que la historia es más cruda, lo que ocurre es que lo resumí para no escribir todo. El libro no es de su vida sino que cuenta la existencia malograda de muchas mujeres que tuvieron que sufrir, entre ellas Frida Kahlo. Ya voy a ir publicando otras...

Es que a veces hay personas que son seres oscuros, pero venden al público otra cosa, en este caso escribía de maravillas.

cariños miles

LUZ dijo...

Hola Prudencio,

Gracias por tu visita e comentario.
Belissimo texto de homenaje a Casapueblo e ao sol.

Besos de luz.

Mª Teresa Alejandra dijo...

Gracias, por venir a mi blog leerme, dejarme un lindo comentario y, seguirme. Le sigo, pero estoy enferma y, no puedo leer textos tan largos. GRACIAS.

un abrazo.

Marina-Emer dijo...

hermoso homenaje a un gran pintor...
es un honor venir a saludarte y agradecer tu visita y palabras bien analizadas a mis versos.
gracias y feliz domingo
un abrazo
Marina

Mery Larrinua dijo...

Magnifica entrada!!!! gracias por compartirla.
Prudencio, vengo del blog Luz del Corazon, queria comentarte que Globatium es un periodico digital donde estamos publicando, coincidimos en tu comentario de las poesias de MA. Me gustaria contar contigo y publicar algo tuyo, pudieras contactarme: luzdelcorazon-mlarrinua@hotmail.com
Gracias, un abrazo

julia dijo...

Es precioso lo que has escrito!Me encanta como lo haces! Besos inmensos de luz para ti y los que amas.

aamanecerdeluniverso dijo...

Hermosa entrada y admirable el gesto dedicando esta entrada a un estupendo artista.Me uno de corazón a tu homenaje.
Un abrazo grande.
mara

。♥ Smareis ♥。 dijo...

Precioso o seu texto, e as imagens muito bonitas. Gostei de conhecer seu blog e estou te seguindo. convido a a conhecer meu blog e seguir- me.Parabéns pelo blog!

Um abraço!

Smareis

Alma Mateos Taborda dijo...

Inolvidable homenaje a un grande. Siempre maravillas con tu calidad poética. Es un lujo leerte. Estoy publicando en mi blog Más allá de las colinas. Te invito a visitarlo querido amigo. Un abrazo.

Cinarizina dijo...

Hola Prudencio...un homenaje ivaluable para Carlos Paéz, seguro uno de los grandes...muy bella prosa, con un estilo inmejorable...y las imágenes son impresionantes, me quedé extasiada...¡Cuánta belleza! Gracias por compartir este bello post, recibe un fuerte abrazo.

Marisa dijo...

Excelente canto de amor hacia el dios Ra egipcio, al Inti inca, al Ah Kin maya, al griego Helios.
La prosa de Carlos Paéz irradia belleza y calidez, la luz del parto del día, cuyo principal responsable es ese astro de la vida.

Gracias por traer tan espléndido texto.
Un fuerte abrazo.

Alicia María Abatilli dijo...

Hola Prudencio.
Casa PUeblo, hermosa y desafiante, negando las sombras.
Te dejo un abrazo pleno de sol.
Alicia

Luna dijo...

Un paraíso Casapueblo y ese sol de magia...

Saludos muchos.

Rosana Martí dijo...

Un lindo homenaje a Carlos Páez y al Sol que nos ilumina en nuestros días tristes dando alegría. Un precioso lugar me ha fascinado.

Un fuerte abrazo mi querido Pruden desde Poemas Escritos con el Alma.

Prudencio Hernández Jr dijo...

Gracias amigos por comentar en este post. Sus visiones han sido muy importantes sobre todo para el Artista y por el sol que nos alumbra a todos.
Espero puedan viajar a mi tierra y conocer Casapueblo..hubo alguien por alli la conoció ya..pasarán un momento muy amable y entrañable con su dueño...su museo, su atelier y su lugar de hospedaje todo hecho con una estética muy exclusiva de Carlos.
Espero lo hayan disfrutado como yo.
Y los invito a leer y si desean comentar..el próximo post..que vuelvo a mis casi poesías para llenar de alegría un instante de vuestras vidas..ese es el motivo..no hay otro.
Abrazos desde el sur..en un domingo primaveral yaaaaaa..lleno de vida y amor por estas latitudes del sur.

Mixha Zizek dijo...

Prudencio un bello homenaje, además que gracias a ti puedo conocer a este enorme escritor qu no conocía, me pareció estupendo el texto que dejaste, desde ahora averiguaré más sobre él para ponerme al tanto.

Un gusto leer y venir a tu blog, lleno d esperanza y dejarme la imagen del sol a través de tu espacio, una maravilla, un abrazo grande

Poetiza dijo...

Hermoso homenaje a Carlos Paez Vilaro. El texto adjunto, precioso y lleno de imagenes que hacen soñar. Besos, cuidate mucho.

Beatriz Salas dijo...

Querido Prudencio,
qué gran homenaje a Carlos Paez Vilaró, qué generoso eres.
Me ha gustado mucho tu entrada.
Un abrazo

soylauraO dijo...

Los homenajes son siempre bienvenidos como caricias al alma y si son merecidos, siguen jugando a ser rampa de despegue para dar a luz más creatividad.

http://enfugayremolino.blogspot.com

María R. dijo...

Preciosas letras, y un muy merecido homenaje.
El Sol y Casapueblo se parecen: son únicos

Un abrazo